Sí, el turrón es de origen árabe

Lo creemos una invención española –o al menos europea-. No en vano, el turrón es un dulce típico de Navidad que en nuestro país se fabrica, sobre todo en Alicante, nada menos que desde el siglo XV.

Pero te sorprenderá saber que el origen de este postre hecho a base de almendras y miel es árabe.

Hay dos teorías. Una más romántica –y cercana a la leyenda- cuenta que en tiempos de Al-Ándalus un califa mandó plantar miles de almendros alrededor de palacio para hacer sonreír a su esposa, una princesa escandinava afligida por haber tenido que abandonar su tierra natal. Al florecer, los almendros dibujaron un inmenso paisaje blanco que evocaba las lejanas nieves nórdicas. Los frutos fueron recolectados por los aldeanos, que elaborarían con ellos los primeros turrones.

La otra teoría, recogida en algunos libros y tratados sobre alimentación, apunta a que fueron los comerciantes árabes, que debían hacer largos recorridos por el desierto, los que inventaron el turrón. Puesto que los salazones –el producto no perecedero más común de la época- provocaban demasiada sed, optaron por viajar provistos de frutos secos, que envolvían en miel o melaza para evitar que se estropearan, creando una especie de pan de miel sólida y frutos secos.

Duro –turrón de Alicante- y blando –turrón de Jijona-, de yema tostada, de coco, de chocolate… Hoy día existe una amplísima variedad de turrones. Los de la mejor calidad -y al mejor precio- los tienes en www.exclusivasmacarena.com. Y endúlzate la Navidad.